Olé tu Igarashi

“No deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre sí mismas”, Mary Wollstonecraft 1

Mary Wollstonecraft escribió esas líneas en 1792 y dos siglos después sigue teniendo valor en la sociedad en la que vivimos. Es cierto que los derechos de la mujer han mejorado considerablemente desde el S.XVIII, por lo menos, en lo que al mundo occidental se refiere.  No voy a hablar sobre la historia de la emancipación de la mujer o sobre las desigualdades que siguen existiendo entre hombres y mujeres. No, el tema de hoy es mucho más simple que todo eso: la vagina de Megumi Igarashi.

Nos vemos bombardeados por imágenes a todas horas, ya no sólo a través de la pantalla si no también por la calle. Imágenes que no están ahí de una forma aleatoria si no que han pasado un filtro y han sido escogidas. Incluso las que decidimos subir nosotros mismos pasan ese filtro; en Instagram, por ejemplo, no podemos subir una imagen de un pecho así tal cual, antes tendremos que censurar el pezón de algún modo. Parece que ahora los pezones pueden herir la sensibilidad de alguien.

megumi-igarashi-castilloPuedo llegar a comprender que se censuren según qué cosas en una plataforma pública como ésta puesto que muchos menores hacen uso de ellas o terceros con malas intenciones pueden aprovecharse de ciertas imágenes. Lo que no puedo entender es que se censure a una persona, mayor de edad, que decida difundir imágenes de su cuerpo desinteresadamente. Subir una foto de una mano o incluso de un trasero no conlleva ningún problema, pero si Megumi Igarashi decide compartir con el resto del mundo su vagina, se le arresta y multa.

La artista japonesa, intentando desmitificar la imagen de la vagina femenina en Japón, escanea su vulva y la reproduce mediante impresión 3D creando fundas para móvil, collares y hasta kayaks. Financia el proyecto gracias al crowfunding, de modo que todos aquellos que inviertan en la obra, se podrán llevar el archivo de la vagina-kayak en 3D. Su vagina puede dar, literalmente, la vuelta al mundo y ser reproducida en cualquier lugar y es así porque ella lo ha decidido.

A pesar de la opinión pública y de los problemas legales, ella sigue adelante con su proyecto. Es una mujer con las ideas claras y eso, hoy en día, asusta. La sociedad no está acostumbrada todavía a ver a mujeres capaces, independientes y que sobresalgan. Es más, somos las mismas mujeres las que nos vamos poniendo la zancadilla en muchos casos. Y no solo nos la ponemos unas a otras mediante críticas completamente infundadas, si no que nos las ponemos a nosotras mismas con nuestras propias inseguridades y dependencias.

Megumi Igarashi es lo que yo llamo una mujer del S.XXII, una persona a la cual la opinión pública le es completamente indiferente, que no sigue los estigmas de vida preestablecidos por la sociedad y que es constante con sus ideas y proyectos, por mucho que intenten frenarla. Es la viva imagen de la frase "olé tu c***". Independientemente de su sexo, el mundo necesita más personas con iniciativa y con las ideas claras, que no se dejen silenciar ni necesitar a nadie. Personas seguras y que no se dejen arrastrar por la sociedad, que lleven las riendas de su propia vida y tengan poder sobre sí mismas. En definitiva, mujeres (y hombres) que se levanten por las mañanas y se digan a sí mismas: olé tú.

¡Suscríbete!


1 Mary Wollstonecraft, Vindicación de los derechos de la mujer, 1792.


Imagen destacada: s/t, serie Decoman, Megumi Igarashi

Imagen interior: s/t, serie Decoman, Megumi Igarashi

Fuente imágenes: Crónica de la Xapa

 

 

1 reply to Olé tu Igarashi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *