Francis Bacon. El pintor-despertador

Nos encogemos ante uno de los pintores más controvertidos del último siglo. 

22/06/2017 - 15/10/2017 Fundación Cultural Bancaja, Valencia

fundacion-bancaja

Tras pasar el enorme portal que nos adentra en la Fundación, optamos por tomar las escaleras en vez del cómodo ascensor. La solemne espiral de mármol blanco y barandillas negras nos hace más liviano el ascenso de uno de los iconos arquitectónicos de la ciudad. La sala del cuarto piso presenta la misma disposición que en la antigua exposición de Pinazo, paredes negras y una deficiente iluminación en las zonas periféricas, salvada gracias al potente cromatismo de las obras que sostienen. Francis Bacon, ese enigmático personaje de finales del S. XX, nos sorprende una vez más con sus controvertidas, discutidas y cotizadas obras. Esta vez se trata de una serie de dibujos en lápiz, cera y collage, realizados entre 1977 y 1992. Vale la pena pararnos a leer la cita introductoria de la exposición, en la que Bacon nos abre una puerta a su mente y gracias a la cual podremos disfrutar de un modo mucho más completo la visita.

Me gustaría que mis cuadros se vieran como si un ser humano hubiera pasado por ellos como un caracol, dejando un rastro de la presencia humana y de la memoria del pasado, igual que el caracol va dejando su baba. Francis Bacon.

El concepto del pintor-caracol se repite y toma cada vez más fuerza a lo largo de la exposición, que incluye retratos del Papa Inocencio X, crucifixiones, figuras sentadas, retratos y autorretratos.

No es necesario saber la historia detrás de cada personaje, las imágenes hablan por sí solas. Resulta sorprendente cómo esos dibujos que en un primer momento pueden parecer ciertamente infantiles, nos remiten a los sentimientos más oscuros de alma. Desesperación, tormento, ansiedad, miedo, violencia. Todo ello a través de una desfiguración casi completa de los personajes en los que el color es el protagonista. ¿Cómo pueden tonos tan vivos encogernos de angustia al contemplar las obras?

papa-francis-baconNos paramos ante uno de los retratos de Inocencio X y su mirada nos atrapa. A pesar de que las pinceladas se mezclan y confunden, el Papa capta toda nuestra atención, y a gritos desesperados nos hace reflexionar sobre el mundo. Sobre el suyo y sobre el nuestro, puesto que a pesar de los siglos de diferencia, los sentimientos son los mismos. Y es en cada una de las obras, nosotros mismos nos vemos reflejados en ese tormento, en ese miedo por el que hemos pasado más de una vez. Son el reflejo del alma y de la sociedad del ser humano. Son una llamada de atención, una bofetada en la cara, una ducha de agua fría en la embriaguez. Son cuestionarse todo y cuestionarse nada a la vez.

Cuestionarse todo lo que ocurre a nuestro alrededor, la gente que nos asalta al salir de los supermercados pidiendo limosna, las carreras improvisadas de niños en silla de ruedas en los pasillos de pediatría o los atentados que poco a poco van formando casi parte de nuestra rutina, entre otras muchas cosas. Cuestionarse nada ya que la frustración nos lo prohibe, el no poder hacer nada, el que todo se nos quede demasiado grande. La desesperación. Dejarnos llevar parece la solución más sencilla y certera.

¿Es Francis Bacon el pintor de la desesperación? Es posible. Salimos de la exposición encogidos en nosotros mismos, ensimismados en nuestros propios pensamientos. Sin embargo, no es una sensación amarga la que nos llevamos ya que al final sus obras nos han hecho parar, sentirnos reflejados, ser conscientes de nuestro papel en el mundo, reflexionar y finalmente despertar. Despertar de ese letargo en el que nos encontramos, darnos cuenta de que existimos y estamos en el mundo, sentir todas esas emociones tan profundas y que nos convierte al final en seres humanos.

¿El Pintor-caracol? ¿El Pintor de la Desesperación? Propongo añadir un nuevo apodo: El Pintor-despertador.

 

autorretrato-francis-bacon


Imagen destacada: Fragmento Autorretrato (modificado digitalmente), Francis Bacon, ceras, grafito y collage, 1988

Imagen interior 1: Escaleras I, Sara Gurrea, fotografía digital, 2017

Imagen interior 2: Fragmento Papa, Francis Bacon, ceras, grafito y collage, 1989

Imagen interior 3: Fragmento Autorretrato, Francis Bacon, ceras, grafito y collage, 1984


Más info sobre la exposición en el evento

¡Suscríbete!

6 replys to Francis Bacon. El pintor-despertador

  1. M. G
    Estoy realmente asombrada de lo bien q has transmitido las emociones de Francis Bacon!!!!!
    Es uno de mis pintores favoritos y gracias a ti me has dado una visión distinta del pintor.
    Gracias Sara.
    Espero tus próximos relatos con ilusión

    1. Muchísimas gracias! Creo que en el arte contemporáneo es imposible que haya una única visión sobre la obra, todas deberían estar aceptadas ya que es lo que el espectador percibe. Un saludo 😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *